Felicitaciones Bodas de Oro Fundacionistas

Justo cuando me dispongo a escribir esta comunicación, recuerdo las palabras del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa en su discurso: Elogio de la lectura y la ficción: “La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodícticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que, no importa donde estemos, existe un hogar al que podemos volver”

Este año, celebramos el nacimiento del proyecto que Doña Celia Duque Jaramillo soñó hace más de cinco décadas. Ella, una aventajada para la época, una luchadora incansable por generar cohesión social e inclusión de género, hizo de sus calidades pedagógicas y de maestra de vida un espacio para que señoritas de las altas élites bogotanas y años después de nuestras montañas abejorraleñas, tuvieran un encuentro con el mayor instrumento generador de progreso: la educación.

En la memoria colectiva de egresados de la institución, abejorraleños, vecinos y ajenos, está el “Celia” o el “Instituto”, o más remoto “La Escuela Hogar”, como coloquialmente se le identifica, gracias a las diferentes transformaciones de que fue objeto a través de su proyecto formativo. En sus inicios, sirvió de escuela hogar para señoritas; luego de transformaciones se convirtió en el Liceo Celia Duque, en este nombre se guardan los años de batalla, de deficiencias en la calidad, deserción elevada de estudiantes e imagen negativa que tuvieron este proyecto a puertas de muerte.

A finales del siglo pasado, se consolida la columna vertebral de la Fundación Celia Duque: la Comunidad Fundacionista. Mujeres y hombres directivos, educadores, estudiantes, empleados, padres de familia, egresados y amigos le apostaron a la transformación educativa en el municipio. Interpretaron necesidades de formar seres humanos íntegros con competencias destacadas en las NTICs, de este modo se utiliza de base la tecnología para romper brechas físicas y económicas. Así mismo, se emprendió el rescate de nuestra identidad cultural abejorraleña que se traduce en sentido de pertenencia. Hoy, desde la distancia proclamo con orgullo, soy un fundacionista.

¿Qué ha significado ser fundacionista? La respuesta va más de allá de tener un diploma. Es un estilo de vida, es en la construcción del ser. Hace más de una década, empecé a convivir con la construcción de un criterio, de un sueño. En el Celia, crean escenarios para que el alumno se explote, crea en sí mismo y en sus capacidades. Llevo con orgullo estas consignas y estoy convencido que fueron mis padres y mi colegio quienes hoy son parte de mis fortalezas académicas y humanas. Se comprueba en ello, que las sociedades se construyen bajo las directrices educativas que se les impongan.

Comparto con ustedes amigos fundacioncitas nuestro primer cincuentenario de historia institucional. Espero ser narrador activo de los éxitos de los próximos años de nuestro colegio.

Cordialmente,

Santiago Jaramillo Montoya
Egresado Fundacionista 2006

Ile de France, abril 24 de 2012

Anuncios

One response to “Felicitaciones Bodas de Oro Fundacionistas

  1. k dice:

    I am no longer positive where you’re getting your information, however great topic. I must spend a while studying much more or working out more. Thanks for fantastic information I used to be on the lookout for this information for my mission.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s